DESMONTANDO A NOA CON VENUS EN ESCORPIO Y LA LUNA NUEVA EN LIBRA

Noa

Hola a todas mis chicas y mis chicos,
Muchos sois los que me habéis pedido que os hable de todo lo que está aconteciendo estos días en nuestro cielo,  porque estamos notando mucho removimiento, y es que conforme más me adentro en el mundo de la astrología, más consciente soy de lo mucho que nos afecta.
Sin ir más lejos, leí un artículo del periódico ABC  que me pasó mi hermana hace unos días , en el que científicos habían descubierto que la Materia Oscura del Universo estaba íntimamente ligada con la aparición de melanoma  – cáncer de piel – en nuestro cuerpo.
Según  Konstantin Zioutas, del departamento de Fisica de la Universidad de Patras, en Grecia, y Edward L. Valachovic, del departamento de Epidemiología y Estadística de la Universidad de Albany, en Nueva York  afirman que se trata de ” la primera vez que se observa una relación planetaria en medicina” – extracto íntegro del artículo que os dejaré más abajo- .  Estamos ante una nueva puerta que se abre para estudiar la relación que existe entre la física y la medicina. ¡Todo un hallazgo!

Así que tenemos que tener la mente abierta para entender que estamos conectados a todo lo que existe en nuestro Universo y que creernos un elemento externo e individualizado, sólo es falta de conocimiento.

Por lo tanto, hoy vamos a centrarnos en dos de los eventos más importantes de esta semana: La Luna Nueva en Libra y Venus retrogradando en Escorpio.
Y para ayudarme en mi explicación os voy a hablar sobre el mito de la tan conocida película “El Diario de Noa” desmontando la historia de amor que nos han vendido y que muchos hemos esperado re-vivir. Si quieres saber cómo, sigue leyendo un poco más…
Los eventos, antes mencionados, están muy conectados y como dice mi querida Mía, observarlos por separado, también nos aleja de su verdadero sentido, y es que juntos, su labor no es otra que recordarnos que es momento de dar una nueva oportunidad en relaciones.

 

UNA NUEVA OPORTUNIDAD

dice-1209417_960_720

Como ya sabéis, las Lunas Nuevas nos abren una ventana de seis meses para sembrar una nueva intención más acorde a quiénes somos en realidad, por lo tanto estamos ante una Luna Nueva que nos da la posibilidad de empezar una nueva forma de vivir nuestras relaciones, ya sean de pareja o no.

Pero no podemos esperar que ocurra por arte de magia. La astrología no sirve para predecir nada, sirve para entender la energía que hay disponible para que nosotros podamos hacer el mejor uso de ella.

Al igual que saber que va a llover nos da la posibilidad de organizarnos para ponernos botas y coger un paraguas, saber que este momento es clave para hacer un Stop frente a la persona que más está causándote conflicto en estos momentos, te da la posibilidad de actuar de una manera diferente a como siempre lo habías hecho.
En algunos post que he publicado en Facebook esta semana, ya os conté que estaban volviendo muchas personas del pasado más pasado que os podéis imaginar. Ex de hace años que vuelven para explicar qué les ocurrió, esperando redimirse ante su error y soltar el dolor de la culpa. Otros deseando tener una nueva oportunidad con la persona que aman y otros para tener una conversación donde dejan claro que lo que pasó pasó y es momento de avanzar.
Pero no solo parejas del pasado están regresando, también recuerdos de hace mucho tiempo que teníamos enterrados y que nos dan la pista para entender lo que nos está pasando en el presente, ante nuestras relaciones más importantes.
Os voy a contar una de las cosas que me ha ocurrido a mí.
Una de las muchas formaciones que he estudiado fue la de Técnico Superior en Información y Comercialización Turística, hace mil años. El tema es que cuando realicé las prácticas, me mandaron a una empresa de publicidad que no tenía nada que ver con lo que había estudiado, pero en lugar de quejarme ante la coordinadora, me callé porque los dueños de esa pequeña empresa me prometieron un puesto fijo en cuanto terminara las prácticas, debido a mi alta eficacia laboral.
Imaginad para una chica de veintiún años tener la fabulosa oportunidad de trabajar en algo creativo, que aunque no tenía que ver con mis estudios, me ofrecía bastante estabilidad.
Yo por aquella época estaba organizando mi propia boda, así que sentir que podía sumar tanto y tan pronto a mi relación, me daba mucha satisfacción. Y llegó el día de la boda. Por supuesto aquellos dos hombres – dueños de la empresa- amigables y encantadores, acudieron al evento para desearme toda la felicidad en mi nueva andadura, pero cuál fue mi sorpresa que cuando mi recién estrenado marido y yo nos dispusimos a hacer el paseillo típico de la recaudación – algo que ahora no haría- , se esfumaron por arte de magia.
Cuando volví de mi viaje de novios, su semblante ante mí había cambiado, y es que durante los tres meses que duró mi empleo, les ayudé a sacar adelante el proyecto más importante que tenían entre manos, realizando tareas de todo tipo que no me correspondían, y cuando mi boda llegó ya había salido al mercado, obteniendo bastante éxito. Así que todas sus promesas se esfumaron como ellos, y yo me quedé con marido y sin trabajo.
Tras aquella historia mi autoestima -en el terreno laboral- cayó, ya que me sentía responsable por no servir para aquel empleo, y abandoné mis estudios cuando tan sólo tenía que entregar el proyecto final para obtener el título. Después conseguí otro trabajo y mi vida continúo, pero fue una muestra más de que no me había dado el valor que merecía.
Aquella historia quedó olvidada con el paso de los años, pero estos días la he tenido que sacar del baúl de los recuerdos, ya que ahora voy a comenzar la formación que iba a realizar justo cuando terminara la de Turismo y nunca terminé. Lo curioso es que he tenido sueños donde miraba a aquellos hombres a la cara y con firmeza me enfrentaba a ellos recuperando mi valor.

Hoy por hoy siento que comienzo a tener una voz clara y firme que me permite ser yo misma, sin tanto miedo a perder.

Así que los fantasmas pueden aparecer durante estos días de muchas maneras para ofrecernos claridad y comprensión, por lo tanto hay que estar bien atentos a lo evidente, a los sueños, a las señales y a nuestra intuición.

VENUS EN ESCORPIO

portrait-3113651_960_720

Venus representa el deseo y Escorpio es como bajar a las profundidades más oscuras de nuestro interior. Al estar retrógrado hasta el 16 de noviembre, arrancar luego directo en Libra y volver a ingresar en Escorpio, vamos a tener este energía por varios meses.
Así que es el momento idóneo para darnos una segunda oportunidad en relaciones, pero sobre todo, para darnos esa oportunidad a nosotros mismos, ya que nada puede volver si hacemos las cosas de la misma manera, si seguimos con las mismas heridas y los mismos miedos, y si creemos que volviendo la cara vamos a conseguir resultados distintos.
No puedes volver con tu ex con las mismas reglas que os llevaron al abismo. No puedes volver a estudiar lo que deseabas hace años si no tienes el foco puesto en la seguridad que sientes hoy en ti para darte aquello que mereces. Ni puedes re-estructurar la relación con tu padre, madre, hijo o hermano si sigues viendo la realidad bajo tus mismas gafas de dolor.
Mucho cuidado con volver a lo conocido porque no has experimentado otra cosa, ya que puede resultar peligroso. Es como volver a tu adicción esperando el chute de felicidad falsa que puede dar una droga, para luego ver como va destruyendo otros ámbitos de tu vida.
Las relaciones de pareja insanas se asemejan mucho -en lo que nos hacen sentir- a una droga. Repetimos el patrón de aquello que no obtuvimos en la infancia, esperando conseguir lo que nuestro padre o madre no nos dieron. Esperamos llenar ese vacío provocado por el sufrimiento, con personas que nos recuerdan lo vivido para que podamos sanar y dejar de esperar de otro lo que es momento que nos demos nosotros mismos.
Es normal que como niños, deseemos todo el amor de nuestros padres, el problema es que cuando crecemos, seguimos siendo esos niños con cuerpos de adultos, esperando que su pareja repare el daño que vivimos. Y nadie puede reparar ese daño más que nosotros mismos. Ya que una vez reparado podremos poner el foco en otro tipo de personas para tener relaciones sanas y adultas, o por lo menos hacernos ambos responsables para sanar unidos.

DESMONTANDO A NOA

person-976759_960_720

Y para que entendamos mejor todo lo que estás pasando, aquí viene mi análisis a una de las películas más “románticas” de los últimos tiempos.
Las mujeres, por norma general, buscamos a Noa. Un chico fuerte, con ciertos aires chulescos, algo terco, inteligente, extremadamente apasionado y capaz de hacer lo indecible por nosotras. Y nos hemos creído que aquella historia es sinónimo de amor verdadero, pero vamos a ver como es todo lo contrario.
Era una relación que les provocaba un gozo morboso. Por un lado parecía que estuvieran flotando en una nube cuando estaban juntos, pero por otro lado las discusiones y la falta de entendimiento eran la tónica general de la pareja, llegando incluso hasta a las manos. ¡Qué viva el amor!
Ella se termina marchando porque le obligan a hacerlo y a él se le ocurre mandarle cartas durante un año, que la madre oculta para fastidiar – un reflejo de ellos mismos- algo que puede parecer muy romántico pero, que si analizamos , tampoco es para tanto.
Y es que al igual que fue capaz de luchar en la guerra, ¿por qué no cogió un autobús y fue a buscarla para hablar con ella? y no digamos que ella hizo mucho tampoco, se dedicó a estudiar y cuidar a los heridos de la batalla esperando que alguno de ellos fuera su amado Noa- muy bucólico todo pero absurdo- ya que si realmente quería estar con él que se hubiera movido un poquito más, ya que la excusa de que la familia no lo quería, en este punto de trabajo personal, ya no nos lo tragamos.
Al final ella se va a casar con un hombre al que ama y con el que encaja a la perfección, bondadoso, comprensivo, amoroso, trabajador y que le da la posibilidad de que se realice como mujer, más allá del cliché de madre y esposa.
Sin embargo, a la niña le falta algo – su patrón de sufrimiento- , y vuelve desesperadamente , siete años después, al “gran amor” de su adolescencia, eliminando el camino de su propia realización personal y dejándolo todo por un hombre que lo único que ha hecho por ella es hacerse una súper casa, esperando – siempre esperando- que la vida le devolviera lo que era suyo, con un interior bastante oscuro y algo agresivo, que utilizaba a otra chica como mecanismo para su soledad, por su incapacidad de hacer lo que tenía que hacer.
Es tanto el enganche de ambos que al final de sus vidas, Noa no acepta el Alzheimer de su esposa – una enfermedad que te evade de la realidad- , y no puede avanzar porque se ha empeñado en que recuerde una y otra vez el pasado, haciéndole pasar a la señora ratos muy duros, a veces. ¿ Amor o no poder soltar el pasado y aceptar el presente?
Pues así somos. Nos negamos la capacidad de ser felices por no valorarnos los suficiente y no aceptar lo que realmente deseamos, por una concepción falsa de amor que nos han vendido de mil maneras.
Así que si quieres darte una segunda oportunidad con tu ex pareja, con tu socio, con tu madre, con tus estudios o con quién sea, es momento de re-evaluar quién eres y qué deseas realmente, a parte de todo el trabajo interno que tienes que hacer.
Observa si vas a volver al mismo lugar por miedo a perder a esa persona. No sirve de nada que le digas que para estar de nuevo juntos tenéis que ir a terapia – algo que hubieran necesitado nuestros protagonistas- que tu ex pareja te diga que no quiere, y tú finalmente accedas, cuando entiendes que eso será volver a tu sufrimiento.

Tu firmeza y seguridad son claves en estos tiempos.

Es momento de preguntarte si merece la pena invertir más energía de tu vida en aquello que creías que deseabas o, si por el contrario, ha llegado la hora de ser quién eres y no negar más tu realidad.
Con Venus en Escorpio y esta Luna Nueva, comenzamos una nueva manera de estar en relaciones, pero pasando por un periodo de re-estructuración interior, de mucho trabajo y esfuerzo, así que todo lo que os he contado en el artículo ocurrirá desde este momento, hasta diciembre aproximadamente.
Así que atreveros a bajar hacia las profundidades de lo más negado de vosotros, porque ahí estará la clave para poder aceptar de una vez lo que deseáis.
La película “28 días” donde Sandra Bullock se rehabilita de una adicción a las drogas y al alcohol, nos recuerda la importancia de tener en consonancia nuestro interior con nuestro exterior. De nada sirve querer desintoxicarnos del alcohol si no paramos de salir en ambientes donde el alcohol está muy presente. Así que de nada sirve desintoxicarnos de relaciones tóxicas, si no hago nada por cambiar mi interior, ni mi exterior ya que vamos a volver a caer.
Algo tiene que cambiar, y ese algo eres tú.
Si deseas una consulta personalizada o tu carta astral, contacta conmigo.
¡Feliz semana a todos!
Un abrazo de,
Elisa, una Coach que ha recuperado su valor…
Artículo ABC Materia Oscura y Melanoma. 
27545235_10155550366314272_5877798618246530105_n(5)
Elisa Sarompas,
Love Coach, Escritora y amante de la Astrología.

 

 

 

Un comentario en “DESMONTANDO A NOA CON VENUS EN ESCORPIO Y LA LUNA NUEVA EN LIBRA

  1. Elisa, muchas gracias nuevamente por tu mirada e interpretación de los eventos astrológicos.

    No he visto esa película porque de los pequeños clips que por ahí circulan en redes me parecía recontra tóxica. Nada “súper romántico” como lo pintaban. Y, por como lo cuentas, creo que era cierto.

    Venus en Escorpio Rx se viene súper fuerte. A ver cómo nos trasforma 🙂

    Un abrazo y éxitos en tus estudios!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s